--------------------------




--------------------------



Teatro romano de Cartagena reconstruccion virtual. Historia del teatro romano de Carthago Nova.







----------------------------------



La magistratura romana interviene e blocca una operazione finanziaria dell' Istituto Opere Religiose perchè non ha di rispettato le norme antiriciclaggio dellUnione Europea, il Vaticano reagisce invocando la propria autonomia di Stato sovrano, ne nasce un caso.







--------------------------------


Con motivo de una frustrada visita invernal al cenobio emilianense, el Glorioso Mester ha elaborado este documental con motivo la visita fallida por las malas condiciones invernales, tomando fotos también de otra época. Está realizado sin ánimo de lucro con el fin de promover el turismo interior El Monasterio de San Millán de Suso o Monasterio de Suso ("suso" significa "arriba" en castellano, aunque ya en desuso) se halla ubicado cerca de la villa de San Millán de la Cogolla, provincia de La Rioja (España), en la margen izquierda del río Cárdenas y forma parte del conjunto monumental de dos monasterios, con otro construido posteriormente y que se sitúa más abajo, llamado Monasterio de San Millán de Yuso, los dos declarados Patrimonio de la Humanidad. Iniciada su construcción a finales del siglo VI, tiene su origen en un cenobio visigodo establecido alrededor del sepulcro del eremita Aemilianus (Millán) o Emiliano, fallecido en el año 574. A lo largo de los siglos siguientes y hasta el siglo XII sufre distintas ampliaciones como consecuencia del cambio de vida eremítica a la cenobítica y posterior monástica, distinguiéndose en ellas el estilo Mozárabe y el Románico. Su importancia no es sólo artística y religiosa, sino también lingüística y literaria. Aquí un monje escribió las glosas Emilianenses, que eran anotaciones aclaratorias en los márgenes de las páginas escritas en latín. Dichas anotaciones estaban escritas en romance o en un precastellano poco evolucionado respecto del latín. En este monasterio aparecen a su vez las primeras anotaciones escritas en euskera, por lo que se ha considerado la cuna de dichos romances hispanos y del euskera. Aquí habitó asimismo el monje y primer poeta de nombre conocido en castellano, Gonzalo de Berceo. Se adjuntan imágenes de las láminas miniadas del Beato de San Millán.