fami.png
La familia patricia romana estaba formada por el matrimonio, los hijos, los libertos, los clientes y los esclavos. El cabeza de familia, pater familias, tenía autoridad absoluta (vida, muerte o venta) sobre todos sus miembros. También aseguraba la descendencia mediante los hijos, propios o adoptados.
Tras el nacimiento de un hijo y su reconocimiento por el pater familias, al octavo día se le otorgaba el nombre. Entre las familias patricias existía el sistema de los tria nomina, tradición de uso exclusivo para los varones que procedía de la cultura etrusca:
· Praenomen: correspondía al nombre de pila en la actualidad, siendo el único nombre en que los padres tenían elección. Por regla general, sólo la familia inmediata llamaba a una persona por su praenomen. Se trataba de un nombre personal dado a un varón recién nacido, tras purificarlo, y era siempre coincidente con el de alguno de sus antepasados
· Nomen: es el equivalente a nuestro apellido. Se heredaba de padres a hijos y designaba a todos los descendientes de un antepasado común
· Cognomen: es el equivalente al segundo apellido en época actual.