La leyenda del Rey Midas

external image midas-2.jpg

Cuentan las leyendas romanas, que éste fue el rey de Frigia, que gobernó en el período entre el 740 a. c y el 696 a.c.
No era afortunado con los tratos con los dioses ( por petición propia). Un día, dió su hospitalidad al dios Dionisio. Éste, como recompensa, le dió un don: que todo lo que tocase sería oro. Y como este rey era muy avaricioso y ambicioso, aprendió la lección y quería vivir una sencilla vida en el campo. Dionisio lo liberó.
Poco después provocó la ira de Apolo: un día paseando por el campo , presenció la competencia musical de Apolo y Pan.
La habilidad de Apolo sobre la de Pan hizo que ganase. Pero Midas, no estaba de acuerdo. Apolo se ofendió tanto que hizo que a Midas le salieran orejas de burro.
La vergüenza de Midas era tan grande que las escondía debajo de un sombrero, pero esto fue descubierto y murió.

El Oro del Rey Midas

El rey Midas, hijo de Grodinas, un campesino que había llegado al trono de Frigia por voluntad de los dioses, creció obsesionado por la riqueza. Por ello cuando Dionisio le ofreció un deseo por ayudar a Sileno, su compañero y borrachín, Midas le pidió que todo lo que tocase se convertiría en oro.

Todo iba bien hasta que tuvo hambre, no podía comer nada porque todo se convertía en oro. Entonces fue a donde Dionisio y le pidió que le librase de ese don. El dios le dijo que se lavase en el río Pactolo , lo que explica el hecho de que aún ese río haya polvo de oro en sus orillas.
external image Pactolo+rio.jpg

external image Midas+5.jpg