ORG.png
El culto religioso romano estaba regulado por el estado. El seguimiento y ordenación de los ritos formaban parte del deber de los sacerdotes, figuras importantes de la vida pública y política de Roma. Se agrupaban en diferentes colegios que se especializaban en determinados cultos y deberes.
- Colegio de los pontífices. Estaba dirigido por el Pontifex Maximus, el sumo pontífice que, en el Imperio, pasó a ser un cargo asignado al emperador. Los pontífices vigilaban las prácticas religiosas y elegían las vestales que estaban encargadas de guardar del templo de Vesta.

pontifices.png
- Colegio de los augures. Los sacerdotes pertenecientes a este colegio disfrutaban de un gran prestigio social y político, dado que sus artes adivinatorias eran requeridas siempre que había que tomar una decisión importante.


augures.jpg
- Colegio de los intérpretes de los libros sibilinos. Era una organización instituida por los reyes etruscos cuya misión era la lectura e interpretación de los libros Sibilinos. El origen de estos libros se remonta a la sibila griega de Cumas que los vendió a Tarquino el Soberbio. En situaciones de peligro se interpretaban sus textos para encontrar alguna profecía que permitiese solventarla.

- Colegio de los epulones. El más reciente de los colegios sacerdotales, fundado el año 196 a.C., cuya misión era Organizar los banquetes sagrados, epulum, entre los que destacaba el celebrado en honor de Júpiter el 13 de Noviembre.

epulon.jpg